¿Cómo se forma la Imagen en el Ojo?

¿Cómo se forma la imagen en nuestro ojo?

Cuando hablamos del ojo, nos referimos a unas de las estructuras más complejas de todo el cuerpo, por lo que consta de varias partes, las cuales cada una de estas deben de trabajar perfectamente coordinadas con el fin de poder producir una imagen visible. El cerebro es el órgano que trabaja en conjunto con este proceso, ya que proporciona una traducción vital, al analizar los datos de imagen que son enviados desde el los ojos. La mayoría del trabajo que se realiza en el ojo mismo es generado por la retina, estructura que ya hemos explicado en ocasiones anteriores.

La luz como factor de peso

Para que se pueda apreciar una imagen, en primer lugar se debe reflejar la luz. Los objetos que no pueden reflejar la luz necesaria o sólo reflejan un poco de la misma, se observaran en negro. Otros objetos pudieran reflejar distintos colores de luz, otorgándoles su propia longitud de onda y composición de sombras. Los rayos se mantienen en un contacto constante con todos los elementos que se hallan en distintas direcciones. Cuando estos rayos de luz ya reflejados golpean nuestros ojos, conceden a éstos los datos requeridos para poder formar lo que vemos como imágenes.

Refracción de lentes

El ojo no tiene la capacidad de leer de manera inmediata todos los distintos puntos de luz que chocan en él simultáneamente. La manera de refracción de la retina recoge todos los rayos de luz sobrantes y los mismos se doblan hacia abajo, dando con un único punto, el cual puede ser leído por el resto del ojo.

Este punto pudiese variar si un objeto se mueve, o si la distancia del espectador no es la misma. El ojo mantiene unos movimientos constantes para así poder continuar con la captación de señales de luz, con el fin de evitar cualquier inconveniente en la percepción.

Puntos de luz y nervios

Cuando la retina logra concentrarse en las señales de luz con utilidad, los rayos de la misma pasan a través de la parte del ojo que coge la varilla y células de cono. Los bastones y conos se reactivan de manera distinta a los rayos de luz.

Las varillas se basan en las sombras y luz, pero por otro lado los diferentes tipos de células cono se concentrar solo en el color. Estas células varían a medida que la luz afecta en ellas y generan pequeños impulsos eléctricos que se transmiten desde los nervios de los ojos hasta una sección específica del cerebro.

Interpretación de imágenes combinadas

Por otro lado, el cerebro debe resolver un par de problemas adicionales, que se generan cuando capta las imágenes que los nervios le han trasmitido desde los ojos. El primero de ellos, es que se ponen dos imágenes distintas de los dos ojos, y el segundo, la imagen se encuentra al revés.

 Las dos imágenes que te hemos mencionado son combinadas por medio del cuerpo calloso, una muy práctica zona del cerebro la cual une los dos hemisferios por lo que permite que la información transcurra entre ellos y se mezcle de la mejor manera.

Centro óptico

El cerebro tiene el deber de captar y asimilar los datos de las imágenes invertidas que se le han enviado desde los ojos. Casi todos los cerebros computan la información que te hemos dicho en un centro óptico, el cual se encuentra especialmente capacitado para interpretar los impulsos nerviosos que llegan desde los ojos.

En consecuencia a esto, el cerebro solo debe de acostumbrarse a ver las imágenes proporcionadas del lado derecho hacia arriba. Con la utilización de diversos sentidos, el cerebro percibe inmediatamente de qué manera la imagen debe ser interpretada, para así finalmente, ser orientada. Este proceso dura alrededor de dos días para realizarse cuando un bebe es recién nacido, ya luego, si no ocurren cambios drásticos y significativos, que se asienta de por vida, por lo que no afectara más a la persona.

El ojo es una estructura realmente compleja, es por ello que debemos preocuparnos por su estado, comer alimentos que ayuden a su mantenimiento es de suma importancia, debemos recordar que si no vemos nuestra vida cotidiana no volverá a ser la misma.