Bloquear la IL-18 controla la degeneración macular

Bloquear la IL-18 controla la progresión de degeneración macular asociada a la edad.

INFLUYE EN EL PASO DE LA FORMA SECA A LA HÚMEDA

El grupo de Sarah Doyle, del Trinty College, en Dublín, ha descubierto que una parte del sistema inmunitario denominada inflamasoma está implicada en la regulación de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

El citado grupo ha visto que controlando la IL-18 se podría prevenir el desarrollo de la enfermedad. Los resultados del trabajo se publican en el último número de Nature Medicine.

La clave en el diagnóstico de la DMAE es la presencia de drusas, por lo que el citado grupo, del que también forma parte Matthew Campbell, se ha centrado en estas acumulaciones de depósitos en la mácula y ha visto que pueden favorecer la producción de dos componentes inflamatorios: IL-1 beta e IL-18.

Donantes
Estos hallazgos se basan en los estudios que implicaban las drusas aisladas de donantes con degeneración macular asociada a la edad en estudios preclínicos y en modelos propios de la citada enfermedad ocular. “Tradicionalmente la inflamación de la retina o del ojo en general no es beneficiosa y es una característica propia de muchas enfermedades oftalmológicas, entre las que se encuentra la degeneración macular asociada a la edad. No obstante, nosotros hemos identificado que un componente inflamatorio, la IL-18, actúa como factor antiangiogénico, lo que puede ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad, una vez que se detecta en sus primeras fases”.

La progresión de la degeneración macular asociada a la edad de seca a húmeda parece estar mediada por la IL-18 y los resultados del citado estudio sugieren que controlando dicho factor o aumentando los niveles de IL-18 en las retinas de los pacientes con DMAE seca se podría prevenir la forma húmeda de la enfermedad, “lo que supone un importante avance en el desarrollo de nuevas terapias”.